Caratulas de dvd
Caratulas de musica
carátulas dvd,trailers,carteles,noticias,comentarios
INICIO |  TRAILERS |  NOTICIAS |  MÚSICA |  COLABORAR |  FORO 
REGISTRATE   Usuario: Contraseña:
Buscador:
 
 
 Noticia

"El desafío: Frost contra Nixon", un buen espactáculo

Martes 17 de febrero de 2009, 16:17

Adaptación de una obra teatral de Peter Morgan en la que se recrean las entrevistas que el comunicador británico David Frost efectuó a Richard Nixon tres años después de que dimitiera de su cargo de Presidente de los Estados Unidos a consecuencia del escándalo conocido como Watergate.

Las adaptaciones cinematográficas de obras literarias siempre conllevan un riesgo. Las surgidas de una novela, porque casi nunca se cuenta bien, o en su totalidad, todo lo que sucede en el texto; las teatrales, porque suele notarse demasiado su procedencia, que casi siempre deriva en unas conversaciones excesivas que se deben aligerar con una puesta en escena más dinámica. No es el caso de El desafío: Frost contra Nixon, porque la esencia del libreto se nutre con episodios previos, incluida la presentación exhaustiva del comunicador e, incluso, una coda en exteriores que aligeran los diálogos. De esta forma, un director casi siempre condescendiente y almibarado como Ron Howard, responsable de dos películas interesantes –Apollo XIII y Una mente maravillosa-, algún que otro esperpento –El código Da Vinci- y otras películas con ciertos méritos pero de línea demasiado blanda y con más concesiones de las necesarias –Splash –, consigue firmar un trabajo sólido, a veces lleno de matices en su puesta en escena y, en ocasiones, admirable gracias, en buena parte, el sensacional trabajo de Frank Langella.
El desafío: Frost contra Nixon, un buen espactáculo


En el lado negativo del film hay que anotar la presencia femenina, casi metida a calzador. Rebecca Hall, después de sorprendernos muy agradablemente en Vicky Cristina Barcelona tiene un papel ridículo, aunque sexy. Además, la historia no es demasiado fiel a la realidad en bastantes pasajes, aunque este detalle es herencia directa del texto teatral. Lo demás, salvo algunos pequeños detalles, destila cine del bueno y, aunque no pretende esclarecer el capítulo más oscuro de la historia reciente de la Casa Blanca, clarifica bastantes aspectos a quienes no lo seguimos directamente.

El arranque de este film, de dos horas de duración, nos recuerda la historia de Richard Nixon después de su dimisión. El antagonista, David Frost, se nos muestra como un showman televisivo, que no triunfó en Estados Unidos, pero que vive muy decentemente gracias a sus programas en Inglaterra y Australia, en los que alterna el humor con el espectáculo más arriesgado. Según la película, Frost tuvo la brillante idea de entrevistar a Nixon, y para ello arriesgó todo su patrimonio. Por su parte, y según se ha comentado realmente, el equipo del ex presidente escogió a este comunicador, que había fracasado en los espacios de noticias, porque era demasiado blando, y le permitiría explayarse a su gusto para, de esta forma, congraciarse nuevamente con sus compatriotas.

Lo que sigue combina el drama con el documento histórico y el trhiller, aunque en este aspecto le falta mayor concreción a Ron Howard, lanzarse definitivamente sin red. Si hubiera sido así, habría conseguido una película francamente perfecta, aún con la elipsis que supone el rodaje durante cuatro días y el montaje final, que desconocemos, pero que debió ser lo suficientemente sólido para apartar finalmente a Nixon de la vida política y prohibirle, incluso, ejercer como abogado. De todas maneras, el ex presidente terminó asumiendo culpas y reconociendo haber engañado a la opinión pública.

Capítulo aparte, y también determinante, merece el actor Frank Langella, auténtico estajanovista del cine a quien, por fin, y a punto de cumplir 70 años, le ha llegado el éxito. En 1979 filmó uno de los mejores Drácula que recuerdo, pero no le sirvió de mucho. Continuó su carrera como secundario eficiente, aunque sin llegar al gran público. Su Nixon no es un trabajo magnífico. Simple y llanamente, es perfecto. Desde sus momentos de éxtasis a su hundimiento, su gesticulación comedida, su sonrisa, la humedad de sus labios, con unas cuantas copas encima… Es una actuación para poner de ejemplo en cualquier academia. Comparado con él, el mediocre Michael Sheen desmerece a la gran tradición de los actores británicos. Su papel como Tony Blair en The Queen era histriónico, y ahora repite función. Mala señal.

Fuente: econsolero

Otras noticias de EL DESAFÍO: FROST CONTRA NIXON
"El Desafío: Frost contra Nixon", estreno el 6 de febrero22-1-2009

TOP 10 - Noviembre
NO
PESADILLA EN ELM STREET 5
SPIDER-MAN LEJOS DE CASA
EXPEDIENTE X PRIMERA TEMPORADA VOLUMEN 1
GLASS (CRISTAL)
LA VIDA PRIVADA DE UNA OBRA MAESTRA: ESCULTURAS
EL MARAVILLOSO MUNDO DE LOS ANIMALES VOLUMEN 12: LOS CIERVOS
ROMEO DEBE MORIR
THE PURGE: LA NOCHE DE LAS BESTIAS
ACUSADOS
> TOP Noviembre <
> TOPs Históricos <

Cine Coveralia es una web de cine donde podrás encontrar caratulas dvd, carteles, noticias de cine, críticas de películas, trailers, sinopsis y comentarios
Contactar con Coveralia - Aviso legal - Política de privacidad y cookies - Quienes somos
Creative Commons License

Coveralia - 2019
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información