Caratulas de dvd
Caratulas de musica
carátulas dvd,trailers,carteles,noticias,comentarios
INICIO |  TRAILERS |  NOTICIAS |  MÚSICA |  COLABORAR |  FORO 
REGISTRATE   Usuario: Contraseña:
Buscador:
 
 
 Noticia

"Un asunto de familia", la filiación rara vez se elige

Miercoles 26 de diciembre de 2018, 09:47

Osamu y su hijo encuentran en la calle a una niña en plena nevada intensa. Cuando intentan llevarla a su casa comprenden que la pequeña es víctima de malos tratos por lo que la unen a una familia disfuncional.
Por un leve error, se descubrirán secretos que pondrán a prueba la cohesión de los miembros del grupo.

Desde que en 1995 el japonés Hirokazu Koreeda presentó en sociedad su primer largometraje, la familia ha sido la referencia más importante de su cinematografía. Un autor familiar, pero no en el sentido más favorable de la expresión. Siempre incorpora detalles que invita a pensar en que hay algo en esa cédula con la que el cineasta no se encuentra a gusto. Casi nunca encontramos un grupo tradicional por muy sólidas que sean sus conexiones.
Un asunto de familia, la filiación rara vez se elige


Esa circunstancia acerca su cine a dos extremos: un mundo tenebroso en lo que se refiere a las relaciones humanas y una cierta cursilería por muy aséptico que pretenda ser. Se interesa por presentar sus personajes sin interferencias. Sobre todo, son humanos, con sus vicios a flor de piel y su amor, casi siempre desinteresado por los suyos. En sus obras, el péndulo parecía oscilar de un lado a otro hasta que se ha detenido en el centro, justo en este largometraje, ganador de la última Palma de Oro en Cannes. Un trabajo que puede situarse en la bisectriz entre Nadie sabe -2004- y De tal padre, tal hijo -20013-

En la primera, cuatro chavales de distintos padres viven con su madre en un pisito de Tokio; en la segunda, los hijos de dos familias han sido intercambiados y cada una pretende recuperar a quien es de su misma sangre. Los detractores de Koreeda sostienen que hace siempre películas generales, aunque lo cierto es que al nipón no se le puede reprochar nada en su puesta en escena porque la calidad fílmica le sale, aparentemente, casi sin querer. De nuevo, mete el bisturí en una familia disfuncional, si bien no se parece a ninguna otra en las que ha presentado anteriormente en la pantalla.

Osamu -Lily Franky-, un jornalero de la construcción, le dice a su hijo Shota que se pueden robar los objetos de una tienda porque si no han sido vendidos no pertenecen a nadie. Utilizan códigos visuales y ellos son quienes encuentran a una niña en medio de una fuerte nevada. La llevan a su casa, que comparten con Nobuyo -Sakura Andó-, la esposa de Osamu, y la abuela Hatsue -Kiki Kinin-, que dispone de una pensión de viudedad que constituye la mayor fuente de sus recursos. Hay otra joven, Aki -Mayu Matsuoka-, hija de esta última, que completa sus ingresos trabajando en una línea erótica.

Cuando pretenden devolver a la niña, que tiene señales de malos tratos, los varones comprueban que no era querida por sus padres y la reintegran a su hogar, un pequeño habitáculo en medio de edificios de pisos que es apetecido por los especuladores. En el término estricto de la palabra, se muestra a una familia de mangantes, amigos de lo ajeno en pequeños hurtos. Incluso Nobuyo, que trabaja en una lavandería industrial, se queda con todos los objetos que encuentra en las prendas de los clientes. El siguiente paso es enseñar las artes a la recién integrada Yuri -Miyu Sasaki-, aunque ella prefiere que la llamen Lin.

No entienden que se trate de un secuestro, aunque le compren ropa y le corten el cabello para disimular su aspecto y que pase desapercibida. No piden rescate, aunque tampoco informan a la policía ni a sus padres biológicos. El grupo, en realidad, sobrevive entre los pequeños ingresos y las sustracciones que completan los menús diarios o satisfacen sus pequeñas apetencias. Tienen poco, pero son felices. Hasta se permiten el lujo de darse una alegría visitando el mar. Es la antesala de una circunstancia que pone al descubierto una serie de secretos que afectan a cada uno de los componentes de la familia, incluida la abuela Hatsue, que gasta buena parte de sus ingresos en el pachinko, el juego de azar más popular en Japón. Así se llega a una propuesta muy querida por Koreeda: la familia no se elige, y a veces los lazos que se forman con los foráneos son más fuertes que los sanguíneos.

El trabajo visual es magnífico y el guion no se queda atrás. También consigue, como es habitual, una aportación significativa de sus actores. La película te envuelve desde el primer momento. Te sumerges en el interior se ese grupo disfuncional y asistes a una radiografía completa de cada uno de sus miembros. Su autor no busca motivos ni antecedentes, ni siquiera los juzga. Los retrata sin tomar partido y sin pretender influir en el espectador. Una virtud que se agradece porque favorece el desarrollo de la propuesta.

Fuente: Pedro De Frutos


TOP 10 - Septiembre
X-MEN: FENIX OSCURA
VENGADORES: ENDGAME
LOS HERMANOS SISTERS
EL CUERPO HUMANO VOLUMEN 4: ADOLESCENCIA LA REBELION HORMONAL
LA PANTERA ROSA COLECCION DE DIBUJOS ANIMADOS
GODZILLA: REY DE LOS MONSTRUOS
HELLBOY (2019)
LO DEJO CUANDO QUIERA
JOSEPH REY DE LOS SUEÑOS
EL GRAN SILENCIO (EDICION ESPECIAL) (2005)
> TOP Septiembre <
> TOPs Históricos <

Cine Coveralia es una web de cine donde podrás encontrar caratulas dvd, carteles, noticias de cine, críticas de películas, trailers, sinopsis y comentarios
Contactar con Coveralia - Aviso legal - Política de privacidad y cookies - Quienes somos
Creative Commons License

Coveralia - 2019
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información