Caratulas de dvd
Caratulas de musica
carátulas dvd,trailers,carteles,noticias,comentarios
INICIO |  TRAILERS |  NOTICIAS |  MÚSICA |  COLABORAR |  FORO 
REGISTRATE   Usuario: Contraseña:
Buscador:
 
 
 Noticia

"Silvio (y los otros)", todo no es suficiente

Viernes 4 de enero de 2019, 11:10

Silvio Berlusconi atraviesa por un momento muy delicado. Acaba de salir del Gobierno y sobre él planean las acusaciones de corrupción y su afinidad con la mafia. Emerge la figura de un hombre de negocios de provincias que quiere dar el salto a la escena internacional, aunque sus métodos no siempre sean lícitos.

Efectivamente, se trata de una película sobre Silvio Berlusconi. No es un biopic al uso sino más bien una muestra de la Italia de Il Cavalieri tamizada por la visión, siempre excesiva, de Paolo Sorrentino. Está claro que al cineasta napolitano le gustan las fiestas que amalgaman la efervescencia, la excentricidad y la nadería más vacua. De nuevo, regresa al barroco, podría decirse que al churriguerismo si el artista que dio nombre a este movimiento hubiera nacido en Italia.
Silvio (y los otros), todo no es suficiente


Junto a su director de fotografía habitual, Luca Bigazzi, se decanta por la luminosidad y el brillo casi absoluto. Regresa a las fiestas y a las exhibiciones. No oculta los cuerpos femeninos, y se recrea con ellos. Le da pie un advenedizo que, desde su hábitat natal en Cerdeña, quiere hacer fortuna como eurodiputado o controlar muchas inversiones millonarias. Aunque su padre está en contra de cualquier medio ilícito, este trepa indeseable, mujeriego y cocainómano, pretende acercarse al gran capo de la televisión italiana, el hombre poderoso que, a pesar de ser septuagenario, pretende regresar a lo más alto. Como dirá más adelante, lo quiere todo, aunque todo no sea suficiente.

Se trata de Sergio Morra -Riccardo Scarmacio-, quien se gasta su dinero en rodearse de cuerpos esculturaless, con cuanta menos ropa mejor, y en alquilar una residencia junto a la de Berlusconi, la Villa Certona de la que el líder se desprendió en 2015. A este arribista, de ambición incontrolable, no le importa que su esposa seduzca a políticos mientras él se entretiene con su harén hasta que conoce a Kira -Kasia Smutniak-, una atractiva mujer llegada del otro lado del Adriático que le puede allanar el camino de Il Cavalieri, aunque ella misma se le muestre inaccesible.

En esos pasajes, Sorrentino transforma en una fiesta continua su propuesta. Es un Spring Breakers incontrolado de máxima duración en la que se baila de todo, incluso el Aserejé. Nada cambia en la propuesta cuando aparece Toni Servillo, que da vida al personaje central y también a Ennio Doris. Su trabajo es magnífico y el maquillaje le aproxima visualmente al propio Berlusconi. Desea regresar al primer plano de la escena política porque quiere poder y también quitarse de en medio sus posibles citas judiciales. Económicamente, no tiene problemas, y certifica que una sola empresa suya factura en una hora los millones de euros que precisa otro personaje para salir a flote.

En Villa Sorrento su esposa Veronica Lario -Elena Sofia Ricci- no se muestra cómoda. Tiene todo cuanto desea, pero ese todo tampoco parece suficiente. Mientras, su marido ya ha caído en la tentación propuesta por Sergio Morra. Queda impresionado por Tamara -Euridice Axén-, la joven contestataria que se adivina como la sustituta de Kira en las preferencias de su protector. Parecen dos filmes distintos unidos por una estética y puesta en escena semejante. Cada una tiene su protagonista. Inicialmente, aguardamos la presencia de Silvio que se hace de rogar; después, el que parece borrarse es Sergio. Si antes interesaban las formas de llegar ala cumbre, ahora se fija más en el deseo de recuperarla o mantenerse.

Así llegamos a las dos horas de duración, aunque todavía se extiende treinta minutos más. Lo hace con una visión más sórdida. Incluso vemos a Berlusconi dejar de sonreír. Es la que más se aparta del estilo cinematográfico implantado por su director. Reduce los excesos y el exhibicionismo. Puede que sea la más real y la menos impostada, aunque tras haber llegado hasta ahí, particularmente nos interesa menos. El mundo de la televisión reaparece después de una secuencia inicial en la que se califica de borregos a los televidentes de la cadena estrella del empresario.

La crítica de ese universo nihilista de la Italia de Berlusconi es feroz, por mucho que Sorrentino juzgue al político y empresario con asepsia. Es ese entorno, por él permitido, el que sale peor parado, aunque está claro que es quien lo favorece y lo anima. ¿Si no estuviera Berlusconi habría otro parecido? Seguramente. Eso es lo malo, que el poder está lleno de arribistas, de lujo y oropel. Brillan el neón y la purpurina. Debajo de ese revestimiento atractivo no hay nada y hasta la propia propuesta de su responsable cinematográfico coquetea con ella.

Fuente: Pedro De Frutos


TOP 10 - Abril
NO
AQUAMAN
RALPH ROMPE INTERNET
COMO ENTRENAR A TU DRAGON 3
EL REGRESO DE MARY POPPINS
ANIMALES FANTASTICOS: LOS CRIMENES DE GRINDELWALD
ROBIN HOOD (2018)
SUSPIRIA (2018)
EL NIÑO QUE PUDO SER REY
ROBIN HOOD
> TOP Abril <
> TOPs Históricos <

Cine Coveralia es una web de cine donde podrás encontrar caratulas dvd, carteles, noticias de cine, críticas de películas, trailers, sinopsis y comentarios
Contactar con Coveralia - Aviso legal - Política de privacidad y cookies - Quienes somos
Creative Commons License

Coveralia - 2019
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información