Caratulas de dvd
Caratulas de musica
carátulas dvd,trailers,carteles,noticias,comentarios
INICIO |  TRAILERS |  NOTICIAS |  MÚSICA |  COLABORAR |  FORO 
REGISTRATE   Usuario: Contraseña:
Buscador:
 
 
 Noticia

"Nuestra vida en la Borgoña", unidos por el vino

Miercoles 25 de octubre de 2017, 10:58

Jean regresa al hogar paterno diez años después de su marcha ante el inminente fallecimiento de su progenitor. Allí se reencuentra con sus hermanos, Juliette y Jérémy. Ahora todos son adultos y, cada uno con sus problemas, deben hacer frente en conjunto a las labores del terruño y al abono del impuesto de sucesiones.

Durante mucho tiempo, a Cèdric Klapisch le rondó la idea de hacer una película sobre el vino, una pasión inculcada por su padre. Finalmente, junto a su colaborador de cabecera, Santiago Amigorena, escribió una historia centrada en tres hermanos que, ante la pérdida de su padre, deben hacer frente los procesos derivados de la obtención de una añada vinícola. Para ello, optó por rodar en Borgoña, allí donde los terrenos de producción son menos vastos que en Burdeos y el proceso es mucho más artesanal, apartado de grandes corporaciones que abogan principalmente por la mecanización.
Nuestra vida en la Borgoña, unidos por el vino


El arranque es muy prometedor, con la incidencia de cada una de las estaciones en los viñedos que rodean la casa familiar. También vemos la transformación de los niños en hombres y la pasión con la que su padre les inculcaba la cultura de la vino, incluidas las catas a ciegas. Sus propiedades se centran en unas plantaciones a las que corresponden diferentes terruños y distintas variedades de uva, incluido un premier cru, los segundos en orden de importancia en relación a las calidades de la región.

Jean –Pio Marmaï- no se entendía demasiado bien con su padre y decidió recorrer mundo. Pasó por Suramérica y llegó a Australia donde, en compañía de su mujer, Alicia –María Valverde-, tiene una amplia plantación de vides en Australia y es padre de un niño que nació el mismo día que fallecía su abuela. Regresa ante la inminente muerte de su padre y se reencuentra con sus hermanos. El pequeño, Jérémy –François Civil- está casado con Océane –Yamée Couture-, hija de un terrateniente acaparador y dictatorial. En cuanto a Juliette, permanece soltera y no ha desarrollado sus dotes de mando y su verdadera personalidad de experta en el mundo del vino.

El momento de la ausencia paterna coincide con los días previos a la recolección y la posterior elaboración de la añada. Cada uno de los tres hermanos tiene sus propios problemas, a los que se une el pago de medio millón de euros como consecuencia del impuesto de sucesiones. Se plantean vender el heredado chateau o una parte de sus campos. En ese sentido, la propuesta de Cèdric Klapisch tiene que ver con el amor al terruño, a la casa donde se criaron y a los campos con los que crecieron.En definitiva, lo que nos ata, como muy bien indica el título original.

La línea principal, especialmente con todo lo que tiene que ver con el vino, funciona. Aunque se quede corto para las puristas y haya algunas concreciones que dejarán dudas a los profanos. Fallan las historias colaterales, que obligan a que la cinta se extienda más allá de los ciento diez minutos sin demasiada justificación. La relación de Jérémy con los padres de Océane –Jean-Marie Winling y Florence Pernel- resulta tan estereotipada como la presencia de Gérard –Eric Bougnon-, vecino y rival. Tampoco se le extrae el rédito esperado al personaje de Marcel –Jean-Marc Roulot-, que debería ser el catalizador de los tres hermanos. Trabajador desde hace años en el negocio familiar, pasa casi desapercibido y contrasta con licencias como el escarceo romántico de Juliette con Marouane –Tewfik Jallab-, uno de los vendimiadores.

Los tres hermanos encontrarán su destino, forjarán su personalidad y se sentirán más seguros de sí mismos al final de una película amable que en modo alguno se propone molestar. No hay ribetes de tragedia como En un paseo por las nubes, ni el desencanto por las ambiciones fallidas o la pérdida de la juventud de Entre copas –Sideways, 2004-. Más bien al contrario, porque los protagonistas son relativamente jóvenes, tienen todos los sueños por delante y sus ambiciones permanecen prácticamente intactas. Muestra algunas secuencias de mérito como cuando los padres dan las buenas noches simultáneamente a sus primogénitos, o el buen partido que se le extrae a los campos borgoñeses gracias a la aportación del director de fotografía Alexis Kavyrchine, que procede del mundo documental y aporta un realismo evidente a una propuesta que defiende la elaboración tradicional, ecológica o biodinámica.

Fuente: Pedro De Frutos


TOP 10 - Noviembre
LA GUERRA DEL PLANETA DE LOS SIMIOS
CARS 3
DEEP
WONDER WOMAN
EL SECRETO DE MARROWBONE
PIRATAS DEL CARIBE: LA VENGANZA DE SALAZAR
ALIEN COVENANT
THOR: RAGNAROK
DIA DE PATRIOTAS
GRU 3: MI VILLANO FAVORITO
> TOP Noviembre <
> TOPs Históricos <

Cine Coveralia es una web de cine donde podrás encontrar caratulas dvd, carteles, noticias de cine, críticas de películas, trailers, sinopsis y comentarios
Contactar con Coveralia - Aviso legal - Quienes somos
Creative Commons License

Coveralia - 2017
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información