Caratulas de dvd
Caratulas de musica
carátulas dvd,trailers,carteles,noticias,comentarios
INICIO |  TRAILERS |  NOTICIAS |  MÚSICA |  COLABORAR |  FORO 
REGISTRATE   Usuario: Contraseña:
Buscador:
 
 
 Noticia

"Malos tiempos en El Royale", el hotel de los secretos

Viernes 16 de noviembre de 2018, 10:09

Siete personajes se dan cita en un hotel junto al lago Tahoe a comienzos de los años setenta. Cada uno de ellos tiene un pasado que no desea que salga a la luz y suficientes motivos como para desconfiar de los demás. Es probable que en el transcurso de unas horas críticas tengan su oportunidad para redimirse.

Un hotel llamado El Royale, con una decoración entre sesentera y art decó. Un hombre entra en una habitación. Se muestra nervioso. Pone música. Desplaza los muebles, levanta la alfombra y hace un hueco en el entarimado donde deja una bolsa. Pone de nuevo todo en orden. Alguien llama a la puerta, empuña su pistola pero le dejan seco con un tiro a bocajarro disparado por un desconocido. Así comienza la última película de Andre Goddard, cuyo único largometraje hasta el momento, La cabaña en el bosque, no dejaba de ser una interesante propuesta de género.
Malos tiempos en El Royale, el hotel de los secretos


La acción se traslada de inmediato a diez años después. Sabemos que se trata del comienzo de la década de setenta porque Richard Nixon habla en la pequeña pantalla de la Guerra de Vietnam. El Royale no es lo que era. Ha perdido fuerza. Nadie atiende en el hall cuando se dan cita los primeros personajes. Dwight Broadbeck/Seymour Laramie Sullivan –Jon Hamm- es un agente encubierto del FBI que se hace pasar por un vendedor de aspiradoras; Donald O’Kelly/Daniel Flynn –Jeff Brides- es un ladrón que simula ser un sacerdote; Darlene Sweet –Cynthya Erivo- es una intérprete de soul venida a menos; y Milles Miller –Lewis Pullman- es el conserje y chico para todo.

A ellos hay que añadir a Emily Summerspring –Dakota Johnson-, que tiene secuestrada a su hermana pequeña, Rose/Botas –Cailee Spaeny, y una especie de líder espiritual, tremendamente carismático, llamado Billy Lee. A este personaje le da vida Chris Hemsworth, quien tarda cincuenta minutos en aparecer para lucirse solamente en una breve secuencia. Luego, regresa a poco más de tres cuartos de hora para el final de un film que se va a los 141 minutos, para quedarse con el personal. Dentro de una actuación coral más que satisfactoria, el de Melbourne destaca sobre todos sus compañeros de reparto con una actuación irónica y trascendente. No le anda a la zaga Cynthya Erivo, con varias interpretaciones a capella que redoblan su valor.

El hotel en cuestión está situado en el medio de dos Estados. Una línea roja identifica la separación entre California y Nevada, lo que incide en el precio del café y en la posibilidad de beber o no alcohol. También en el clima, aunque no lo parezca. Hace por lo menos un año que la comisión del juego le privó del hasta entonces pujante casino y, aparte de un inmenso juke box, vemos una pared con fotografías que recuerdan sus años de esplendor. Presidentes del País, actores e intelectuales desfilaron por sus habitaciones. Ahora solo está en uso parcialmente el edificio principal, y la piscina está ocupada por los patos.

Desconocemos quienes son los dueños del complejo, pero sí sabemos que existía todo un dispositivo de grabación que se utilizaba para registrar actividades sexuales en las habitaciones que eran remitidas inmediatamente a los propietarios para que hicieran el uso que considerasen conveniente. Hay una, sin embargo, que se quedó entre sus muros. Muy comprometida, de un persona influyente ya fallecida. La CIA anda tras ella y el propio director Hoover ordena a su hombre que no se inmiscuya en otros asuntos. Recordemos que las construcciones hoteleras próximas al lago Tahoe sirvieron para el relax de personalidades como John F. Kennedy, Marilyn Monroe, Frank Sinatra y muchos otros.

El caso es que todos quienes se dan cita en el lugar por uno u otro motivo tienen un pasado, y no el más halagüeño precisamente. Tienen de que arrepentirse y, lo que es la vida, las pocas horas que pasaran en El Royale les dará ocasión de redimirse, aunque cada uno lo vea de distinta manera. Lo que comienza como una obra teatral en torno a la recepción deriva casi de inmediato a una transgresión violenta que recuerda demasiado a The Hateful Eight. Su mayor diferencia con la obra de Quentin Tarantino es la utilización de la música que, en este caso, ocupa un lugar preminente, con títulos que parecen extraídos de la mejor antología del soul con licencias añadidas como Deep Purple.

A pesar de la larga duración del film, no decae en ningún momento. Tiene lagunas en su guion, pero Goddard demuestra la suficiente habilidad como para ocultarlas. De la misma forma, se sobrepone a ciertos estereotipos y una información masiva que el público norteamericano degustará con mayor glotonería. Nos referimos a cuestiones como las del lago Tahoe o a caracteres que recuerdan a personajes históricos. ¿Phil Spector tal vez? La fotografía de Seamus McGarvey destaca en el conjunto, así como la dirección artística, imbuida por la cultura del pop y, otra vez Tarantino, seguramente por Pulp Fiction. Una película, en suma, más que entretenida y que, sin ser una obra de arte, acumula méritos sobrados para que merezca la pena pagar una entrada para disfrutarla.

Fuente: Pedro De Frutos


TOP 10 - Mayo
AQUAMAN
VENGADORES: ENDGAME
THOR: RAGNAROK
NO
MASTERS DEL UNIVERSO
BLACK PANTHER
POKEMON DETECTIVE PIKACHU
BUMBLEBEE
GLASS (CRISTAL)
LA LEGO PELICULA 2
> TOP Mayo <
> TOPs Históricos <

Cine Coveralia es una web de cine donde podrás encontrar caratulas dvd, carteles, noticias de cine, críticas de películas, trailers, sinopsis y comentarios
Contactar con Coveralia - Aviso legal - Política de privacidad y cookies - Quienes somos
Creative Commons License

Coveralia - 2019
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información