Caratulas de dvd
Caratulas de musica
carátulas dvd,trailers,carteles,noticias,comentarios
INICIO |  TRAILERS |  NOTICIAS |  MÚSICA |  COLABORAR |  FORO 
REGISTRATE   Usuario: Contraseña:
Buscador:
 
 
 Noticia

"La carga", una guerra de videojuego

Martes 14 de mayo de 2019, 12:43

Un hombre conduce un camión congelador desde Kosovo hasta Belgrado durante la época en que se registraron los bombardeos de la OTAN en Los Balcanes. Desconoce la carga y tiene que transitar por carreteras desconocidas y peligrosas en medio de un territorio devastado por la contienda.

Lo único que se sabe es que un hombre debe conducir un camión hasta Belgrado, ciudad a la que debe llegar antes de la hora convenida. Quien se pone al volante es Vlada -Leon Lucev-. Con su cazadora de cuero, su larga melena y su cabello facial que asemeja desaliñado, parece más un matón o un piloto motociclista. Es parco en palabras, como lo demuestra cuando conoce a un muchacho –Pavle Cemerikic- que le pide que le lleve hasta la capital.
La carga, una guerra de videojuego


Inicialmente lo rechaza, aunque por un lance posterior permite que se instale en la cabina del vehículo. Apenas intercambia palabras con él hasta que en la segunda parte del viaje cuenta algo personal que permite conocerlo más allá de su fisonomía. Lleva en su actual empleo muy poco tiempo. Su padre le dijo que debiera sacarse el carnet para conducir camiones con el objetivo de tener un plan B. La Guerra de los Balcanes le obligó a emplear ese recurso cuando se quedó sin trabajo en una fábrica..

Tras dos documentales, Ognjen Glavonic se presenta en sociedad con este largometraje intimista, frío y dramático a la vez. Podríamos hablar de un thriller político o de un a road movie y, sin embargo, no puede registrarse con una cinta de suspense o un filme de carretera. Más bien es la radiografía de un país devastado por la guerra, lleno de secretismos y de actos que exigen contrición. Para ello se sube la cámara al hombro y se sumerge en planos largos que pasan del rostro de los personajes a un entorno bastante sórdido donde todo es tristeza.

Mastica cada imagen con mimo, y en ocasiones muestra en segundo plano mucho más de lo que ofrece por delante. Vlada debe sortear automóviles ardiendo, e incluso se encuentra con un puente cortado que le obliga a dar un rodeo para tomar antiguas carreteras, estrechas y no demasiado bien conservadas por las que transita con la asistencia de un mapa raído. Se ayuda de una fotografía distante, que busca los grises. El trabajo de Tajtana Krstevski colabora al entorno gélido en el que se mueve el protagonista.

Es la historia del desencanto global de un pueblo. La mayor esperanza es la letra de una canción que comienza a escucharse cuando están a punto de aparecer los títulos de crédito. Todo se derrumba y es tiempo de no hacer preguntas y pedir perdón. Las historias colaterales contribuyen a esa tesis del autor, aunque más de una se vaya por una vía muerta y no tenga más posibilidades de continuar.

La presencia de Leon Lucev, con una fisonomía muy apartada de la habitual, es concluyente. Sostiene el largometraje y lo hace suyo con facilidad. Administra perfectamente los silencios y la cámara nunca le afecta ni le molesta lo más mínimo. También tiene remordimientos y debe explicaciones. Hay mucha frustración en unas gentes que él representa. Lo demuestra cuando lo encontramos en su domicilio junto a su esposa y su hijo Iván, que lo es también en la vida real. Es el mismo que definió esta guerra como la de un videojuego. Muy lejos de una de verdad, como sucedió en la Segunda Guerra Mundial cuando se combatió el fascismo.

Vlada debe transportar una carga que desconoce y que tampoco parece importarle. De vez en cuando escucha algún ruido procedente del remolque. Podemos sacar alguna consecuencia, aunque la deducción pueda ser aproximada. Durante el trayecto la policía le da el alto. Al comprobar los papeles del vehículo los agentes saben que no pueden interceptarlo. Cuando el protagonista llega a su destino hay vigilantes armados, presuntamente militares o paramilitares. A través del cristal de las oficinas donde percibirá sus emolumentos observa como una excavadora lleva a cabo los trabajos pertinentes para un gran foso. Se encuentra ante un retrato del dictador Slobodan Milosevic y cuando limpia el congelador caen un par de objetos, incluida una canica de cristal. Cada cual que extraiga sus propias conclusiones.

Fuente: Pedro De Frutos


TOP 10 - Octubre
AFTER, AQUI EMPIEZA TODO
EL CUERPO HUMANO VOLUMEN 4: ADOLESCENCIA LA REBELION HORMONAL
EL LIBRO DE LA SELVA
FAHRENHEIT 9/11
SPIDER-MAN LEJOS DE CASA
SPIRIT: EL CORCEL INDOMABLE
DOS CHALADOS Y MUCHAS CURVAS
COCODRILO DUNDEE EN LOS ANGELES
FREQUENCY
EL GIGANTE DE HIERRO
> TOP Octubre <
> TOPs Históricos <

Cine Coveralia es una web de cine donde podrás encontrar caratulas dvd, carteles, noticias de cine, críticas de películas, trailers, sinopsis y comentarios
Contactar con Coveralia - Aviso legal - Política de privacidad y cookies - Quienes somos
Creative Commons License

Coveralia - 2019
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información