Caratulas de dvd
Caratulas de musica
carátulas dvd,trailers,carteles,noticias,comentarios
INICIO |  TRAILERS |  NOTICIAS |  MÚSICA |  COLABORAR |  FORO 
REGISTRATE   Usuario: Contraseña:
Buscador:
 
 
 Noticia

"El león duerme esta noche", golpes que se recuerdan

Miercoles 25 de abril de 2018, 16:36

Un actor veterano se pregunta cómo ha de morir su personaje. Cuando el rodaje se aplaza unos días decide viajar a un lugar próximo, donde vivió su gran amor. Mientras evoca aquella mujer, prácticamente adolescentes, un grupo de niños se afana en rodar una película dentro de su taller de trabajo como estudiantes.

En 1961 un grupo llamado The Tokens grabaron una canción de estribillo pegadizo y voz en falsete titulada The Lion Sleeps Tonight (Wimoweh). El león del título dormía, evidentemente, pero en la adaptación francesa, el felino muere. Así lo cantaban Pow Wow en 1992, cuando definían al animal como indomable e irreductible. Esta es la versión utilizada por el cineasta japonés Nobuhiro Suwa para proponer un argumento ambicioso, que se centra en diversos frentes aunque todos ellos quedan sublimados por la presencia como protagonista de Jean-Pierre Léaud, descubierto por FranÇois Truffaut en Los 400 golpes antes de convertirse en mito de la Nouvelle vague.
El león duerme esta noche, golpes que se recuerdan


En aquella ocasión se proponía una apuesta rebelde, un soplo de liberación vital que abría nuevos horizontes a su protagonista. En este caso, el protagonista que hace más de medio siglo quería vivir, ahora se pregunta cómo morir en su papel de Jean, el veterano actor que debe enfrentarse con el final de su protagonista. Su director -Louis-Do de Lencquesaing- insinúa que debe de ser tranquila, sin aspavientos, pero él considera que es un encuentro, para el que cualquier ser humano entre setenta y ochenta años debe estar preparado.

La cinta de Suwa está repleta de guiños a la cinematografía francesa. Un buen trabajo doctoral para el que actualmente es el presidente de la Universidad de Tokio Zokei. Visiblemente, Jean y Jean-Pierre Léaud, que tanto monta, está torpe y muy avejentado. Cuando el rodaje se aplaza porque la mujer con la que tenía que rodar una nueva escena no sale de su camerino al comprobar que su último amor, un bailarín más joven que ella, la ha dejado plantada, aprovecha para hacer una escapada por los alrededores. Primero, visita a Marie, a quien lleva un ramo de flores en clara reminiscencia de una película de culto, La mamá y la puta -1973-, en la que Isabelle Wingarten formaba parte del menage à trois propuesto por el personaje central. Una secuencia breve que parecería incongruente si no fuese por ese detalle.

Después se encamina a otra pequeña localidad del sur de Francia para ir a la mansión en la que vivía Juliette –Pauline Etienne-, su gran amor. La muchacha falleció cuando apenas contaba con 23 años en oscuras circunstancias, ya que nunca se ha sabido con claridad si fue un accidente o un suicidio. Ella se le aparece y mantiene conversaciones con él antes y después de que Jean sea descubierto por un grupo de críos que pretenden rodar una película como trabajo de estudio propuesto por su mentor –Arthut Harari-. De nuevo surgen los homenajes, los guiños, e incluso ciertas reprensiones a sí mismo por parte de Suwa, un cineasta que a menudo recurre en sus guiones a técnicas de improvisación. Por contra, cuando Jean acepta intervenir en la película de los chavales, dice que lo primero que necesitan es un guion. ¿Un guion? No, por favor, sostienen ellos.

El rodaje de los chicos es un homenaje al cine, una rendición y vasallaje a la obra de Truffaut que modificó los cimientos del séptimo arte. Su protagonista se convierte así en el resultado de aquel adolescente que sufre el terrible desengaño de ver a su madre engañando a su padre. Jules –Jules Langlade-, uno de los críos, no es receptivo a que su madre viuda –Maud Wyler- salga con otro hombre. Una sublimación del debut de Léaud, que entonces buscaba el mar y ahora un lago porque la historia es más pequeña y menos ambiciosa ya que su responsable no pretende en ningún momento aproximarse al nivel de del maestro.

Pero no por pequeña debe menospreciarse. Jean, protagonista, fantasma y león moribundo al mismo tiempo, sentencia cuando ve el montaje inicial: Me parece una película muy bonita y muy simple. Se ve la ilusión con la que se ha hecho. Una definición que supone una declaración de intenciones. Suwa ha aportado por un film que no muestra excesivas aspiraciones, pero la ha rodado con ilusión y de forma simple, con suaves movimientos de cámara y acogiéndose a la especial iluminación del Midi francés. Antoine Doinel quería saber vivir; Jean quiere saber morir. Jean-Pierre Léaud cierra el círculo y resume el ciclo de la vida.

Fuente: Pedro De Frutos


TOP 10 - Mayo
ICE AGE: LA EDAD DE HIELO
INDIANA JONES Y LA ULTIMA CRUZADA
DISCOVERY CHANNEL: EL UNIVERSO DE STEPHEN HAWKING
BRON EL PUENTE TEMPORADA 1
ESPECTACULO LO MEJOR DE HANNA-BARBERA: OSO YOGUI LLEGO LA PRIMAVERA
MAZINGER Z: INFINITY
LAS GALAPAGOS: FUERZAS DEL CAMBIO
VENGADORES: INFINITY WAR
NATURALEZA SALVAJE: COCODRILO ULTIMO GRAN SAURIO LA BALLENA CORCOVADA
VIKINGOS TEMPORADA 4 PARTE 1
> TOP Mayo <
> TOPs Históricos <

Cine Coveralia es una web de cine donde podrás encontrar caratulas dvd, carteles, noticias de cine, críticas de películas, trailers, sinopsis y comentarios
Contactar con Coveralia - Aviso legal - Quienes somos
Creative Commons License

Coveralia - 2018
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información