Caratulas de dvd
Caratulas de musica
carátulas dvd,trailers,carteles,noticias,comentarios
INICIO |  TRAILERS |  NOTICIAS |  MÚSICA |  COLABORAR |  FORO 
REGISTRATE   Usuario: Contraseña:
Buscador:
 
 
 Noticia

"Bajo el sol", Croacia y la guerra

Lunes 15 de mayo de 2017, 11:21

Tres historias de pareja, de amor y desamor, nos presentan a Croacia antes y después de una guerra. La primera transcurre en 1991, cuando el conflicto de los Balcanes está a punto de estallar. La segunda, diez años más tarde, con el país en reconstrucción. La tercera nos traslada a la década actual del siglo XXI, cuando las heridas de la guerra ya debieran estar curadas.

El Premio Especial del Jurado en la sección Une certain regard de la última edición del Festival de Cannes se fue para esta producción croata que ha recabado el reconocimiento internacional allí donde fue presentada. Con un guion propio, Dalibor Matanic recurre al amor entre los componentes de una pareja para mostrarnos como la Guerra de los Balcanes afectó a su país. Lo hace a través de tres historias, que arrancan en 1991 con intervalo de una década cada una. Aunque los nombres de los personajes son distintos, los mismos actores se encargan de dar vida a los protagonistas de cada narración, y tanto Goran Markovich como Tihana Lazovic lo hacen con absoluta credibilidad. De la misma forma, los roles secundarios también son incorporados siempre por los mismos intérpretes, ya ejerzan de padres, hermanos o amigos.
Bajo el sol, Croacia y la guerra


La acción transcurre siempre en verano y en una pequeña localidad a orillas del Adriático, con una playa en la que los jóvenes disfrutan del estío y huyen de un sol pegajoso. En 1991, la croata Jelena y el serbio Ivan se aman más allá de creencias políticas y religiosas. Él toca la trompeta, al igual que su padre –Trpimir Jurkic- en una banda de música que interpreta canciones populares. Después del concierto están dispuestos a huir a Zagreb. Pero los ánimos están muy caldeados y ambos bandos comienzan el reclutamiento de los jóvenes; entre ellos, el hermano de Jelena –Dado Cosic-, que ha sido llamado a filas por los suyos, quienes escuchan música de raíces árabes, y reprocha a la muchacha su pasión por su amante, un enemigo.

Diez años después, la guerra ha terminado. A los acordes de una partitura de Alen y Nenad Sinkauz vemos las secuelas del conflicto, con hogares destruidos y desiertos. Localidades fantasmas en las que resaltan los agujeros de metralla. Natasha y su madre –Nives Ivankoviz- regresan a un hogar irreconocible para cuya restauración contratan a un joven serbio llamado Ante. En lo más íntimo de la chica, que ha pasado por el cementerio en el que se puede ver la tumba familiar donde junto a su padre yace su hermano fallecido en el conflicto, reside el rencor. No puede evitar la pasión, pero surge la disyuntiva entre el amor mundano y el que siente por su patria.

En 2011, Luka estudia en la Universidad junto a su amigo Ivno –Stipe Radoja- y ambos se desplazan hasta la localidad del primero, donde va a tener lugar un festival de música tecno. La Croacia de la segunda década del siglo XXI es muy distinta, con jóvenes que, como en otras latitudes, solo piensan en divertirse como si no hubiera un mañana. De nuevo retornamos a la playa del primer relato y vemos como las pasiones se desatan, aunque Luka rinde visita a sus padres, y también a Marija, la madre de su hijo, a quien abandonó como consecuencia de unas rencillas que para la gran mayoría parecen olvidadas, o al menos deberían de haberlo sido.

Tres relatos distintos, pero semejantes, que bien pudieran ser el mismo si redujéramos el espacio de tiempo. Una narración costumbrista pero también antibelicista que carga contra el odio entre vecinos y que sirve para poner en entredicho la memoria histórica. Dalibor Matanic se esfuerza no solo en el contenido sino también en la forma, con imágenes que se centran bien en lo que sucede en primer plano, distorsionando el fondo, o viceversa. Un perro ofrece continuidad, como también el hecho de que sean los mismos actores quienes representen a los personajes que protagonizan cada historia.

La fotografía resulta esencial, pero mucho más el apoyo de la música. En el primer caso, sirve para reconocer los bandos y fomentar el odio, mientras que en el segundo es un reclamo de la pasión. En el último nada puede reconocerse porque se trata de ritmos universales, que pudieran escucharse al mismo tiempo en cualquier parte del mundo civilizado. La puesta en escena se lleva a cabo con mimo, y a pesar del bajón en el epicentro del segundo relato, sirve para mantener las emociones y centrar el contenido en decorado natural que debiera ser más optimista y alejarse del maniqueismo ancestral de sus habitantes. Casuística local extensible a todos los rincones del planeta.

Fuente: Pedro De Frutos


TOP 10 - Octubre
PIRATAS DEL CARIBE: LA VENGANZA DE SALAZAR
KINGSMAN: EL CIRCULO DE ORO
LA MOMIA (2017)
WONDER WOMAN
LA BELLA Y LA BESTIA (2017)
ALIEN COVENANT
LA LLAMADA (2017)
MADRE! (2017)
OPERACION CONCHA
VAIANA
> TOP Octubre <
> TOPs Históricos <

Cine Coveralia es una web de cine donde podrás encontrar caratulas dvd, carteles, noticias de cine, críticas de películas, trailers, sinopsis y comentarios
Contactar con Coveralia - Aviso legal - Quienes somos
Creative Commons License

Coveralia - 2017
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información