Caratulas de dvd
Caratulas de musica
carátulas dvd,trailers,carteles,noticias,comentarios
INICIO |  TRAILERS |  NOTICIAS |  MÚSICA |  COLABORAR |  FORO 
REGISTRATE   Usuario: Contraseña:
Buscador:
 
 
 Noticia

"Amazing Grace", Aretha en estado puro

Martes 8 de octubre de 2019, 12:52

En 1972 la cantante Aretha Franklin decidió grabar en una iglesia baptista de Los Ángeles las canciones que había escuchado siendo niña. El resultado fue un álbum doble que se convirtió en el disco de góspel más celebrado de todos los tiempos y el más vendido de su intérprete, al tiempo que fue recompensado con un Grammy.

Por fin hemos podido disfrutarla. Desde enero 1972 hasta hoy, casi medio siglo después, la grabación de este mítico concierto no había llegado hasta nosotros por diferentes motivos. Aretha Franklin, conocida entonces como Lady Soul, decidió grabar las canciones que escuchaba en su niñez, debido a que su padre, C. L. Franklin, era pastor religioso en Detroit, concretamente en la iglesia baptista New Bethel. La misma, pero en Watts, Los Ángeles, fue la elegida por la cantante, a quien acompañaba el pastor James Cleveland, la figura más popular del góspel en aquel momento, y el magnífico y completo coro Southern California Community Choir, dirigido por Alexander Hamilton.
Amazing Grace, Aretha en estado puro


En aquel momento, Aretha era una figura mundial reconocida, con veinte discos grabados que le había reportado cinco Premios Grammy, así como once números uno consecutivos en las listas de pop o R&B en Estados Unidos. Canciones como Respect, Say a Little Prayer o Chain of Fools están en la mente de todos. Pero no era eso lo que quería. Deseaba remontarse a su infancia, a las canciones que se entonaban en la iglesia, al mundo del góspel con mayúsculas. Como el oficio religioso de un día cualquiera, en este caso dos consecutivos, debería satisfacer a los fieles y servir para grabar un disco doble y una película cuya dirección se le encomendó a Sydney Pollack, que estaba a punto de estrenar Las aventuras de Jeremiah Johnson.

Lamentablemente, Pollack se olvidó de la claqueta y la sincronización de la imagen y el sonido resultaba prácticamente imposible. Aun así, el cineasta pidió antes de morir que cuando él faltase se intentara por todos los medios estrenar el film. Las cintas llegaron a poder de un productor musical, Alan Elliot, quien se aplicó para conseguir la tan ansiada sincronía. Se topó entonces con la oposición de Aretha, quien llegó a decir que ese documental no vería la luz por encima de su cadáver. Así sucedió.

En las imágenes, donde Pollack llevó a cabo un inmenso trabajo como director destacan los pequeños detalles. Hay enfoques sugerentes, y hasta el sudor de la protagonista retratado al milímetro. Poco a poco parece encontrarse más a gusto, y la parte final es un auténtico lujo. Aretha ofrece una versión muy alejada de sus apariciones como diva. No era la dinamita pura que mostraba como Reina del Soul. Tanto con su traje blanco del primer día como con el verde del segundo, se sumerge en sus interpretaciones. Es como si buscase a Dios por medio de ellas. Los ojos cerrados y una imagen de paz son las muecas que se presentan ante nosotros para demostrarnos su inquebrantable fe y su implicación. En ese momento estaba lejos de su aureola de mujer que destacó a la hora de apoyar la liberación femenina y los derechos raciales en Estados Unidos. La religiosidad primaba sobre todo lo demás. Una emoción que se acrecentó con la presencia de su padre en la bancada de una iglesia aparentemente pobre y medio desvencijada.

El título, Amazing Grace, se corresponde con un himno cristiano escrito por el clérigo y poeta inglés John Newton en el siglo XVIII. Su versión más celebrada fue la de Mahalia Jackson, una de las referencias principales para Aretha. No estaba la excelsa intérprete de jazz en ese concierto, aunque sí su mentora, Claire Ward, y dos miembros de los Rolling Stones, Mick Jagger y Charlie Watts que, a medida que transcurría el oficio religioso iban adelantando filas. Posiblemente, se encontraban en trance, como el resto de los congregantes, que bailaban y cantaban al son de la música.

Con el título que cierra esta producción, Never Grow Old, todos quedamos fervorosamente rendidos, formando parte de esa comunión maravillosa. Incomparable. Quienes hayan visitado Nueva York, y especialmente los que hayan acudido a una celebración de este tipo en Harlem, la disfrutarán todavía más. Hay que tener en cuenta que, en este caso, no se trata de una puesta en escena turística, sino una verdadera entrega a Dios que, además, cuenta con talentos incuestionables entre los que sobresale Aretha Franklin.

Cinematográficamente se le puede achacar el grano que presenta la copia, lo que demuestra el paso del tiempo y su olvido. También que no llegó a terminarse y que hay algunos pasajes menos ortodoxos. A cambio, las imágenes rodadas por Pollack, que nunca se había enfrentado a un musical y aparece en ocasiones con su cámara fotográfica, poseen una fuerza innegable, así como las voces de James Cleveland y el magnífico coro dirigido por. Hubiera sido lamentable que se hurtase este trabajo para siempre. Afortunadamente podemos disfrutar esta conjunción de un genio musical y otro cinematográfico.

Fuente: Pedro De Frutos


TOP 10 - Octubre
EL LIBRO DE LA SELVA
EL CUERPO HUMANO VOLUMEN 4: ADOLESCENCIA LA REBELION HORMONAL
AFTER, AQUI EMPIEZA TODO
SPIDER-MAN LEJOS DE CASA
FAHRENHEIT 9/11
NO
SPIRIT: EL CORCEL INDOMABLE
FREQUENCY
DOS CHALADOS Y MUCHAS CURVAS
COCODRILO DUNDEE EN LOS ANGELES
> TOP Octubre <
> TOPs Históricos <

Cine Coveralia es una web de cine donde podrás encontrar caratulas dvd, carteles, noticias de cine, críticas de películas, trailers, sinopsis y comentarios
Contactar con Coveralia - Aviso legal - Política de privacidad y cookies - Quienes somos
Creative Commons License

Coveralia - 2019
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información